Qué es el SEO: posicionamiento natural en buscadores

Muchas veces nos preocupamos por cómo hacer para que nuestra marca aparezca en los primeros puestos en los resultados de los buscadores (SERPs) y queremos conseguirlo rápido, pero esto es algo lento y laborioso. Hay dos maneras para lograrlo:

  1. SEO (Search Engine Optimization) o posicionamiento orgánico/natural.
  2. SEM (Search Engine Marketing) o posicionamiento de pago/publicitario.

En este post tan sólo nos ocuparemos del primero, pues en el siguiente lo haremos del SEM. Así, vayamos definiendo qué es el SEO, según Fernando Maciá Domene y Javier Gosende Grela en su libro “Marketing Online. Estrategias para ganar clientes en Internet”:

Estrategias de optimización para buscadores, cuyo objetivo es la atracción de tráfico de calidad a una web a través de la visibilidad de ésta en buscadores como Google, Yahoo, Bing o Ask. Optimizar la web es lograr posicionarla y mantenderla a largo plazo en los primeros puestos en los resultados que se obtienen de los buscadores más usados por sus usuarios o clientes potenciales cuando estos introducen en dichos buscadores frases de búsquedas (palabras claves) relacionadas con las información, actividades, productos o servicios que dicho sitio web ofrece.

SEO

Tras la definición, resulta esencial conocer cómo trabaja un buscador para entender qué estrategias se van a seguir para posicionar una web. Os dejo un breve artículo donde os lo explica: “Cómo funciona un buscador”, por Javier Casares.

Los objetivos del SEO son:

  • Definir las palabras claves que son importantes para nuestra página, pues serán los términos utilizados por los usuarios para buscar información sobre contenido y soluciones que nosotros proveemos. Tenemos que tener en cuenta la Teoría del Long Tail aplicada a las búsquedas en la red; ya que, a pesar de que exista un número de búsquedas muy frecuentes, la mayoría de ellas son muy diferentes entre sí, y buscadores como Google se centraron en las pequeñas pero variadas búsquedas para obtener beneficios y componer su sistema de búsqueda. Una forma sencilla de cómo elegir esas palabras claves (keywords) es la siguiente, aunque se debería profundizar más en cuáles seleccionar utilizando diversas herramientas:
  • Mejorar la visibilidad de la página web. Los algoritmos que emplean los buscadores para posicionar las páginas webs no son conocidos y van modificándose continuamente; consecuentemente, nadie puede tener la certeza de saber cómo posicionar en primer lugar una web en los SERPs, aunque se pueda trabajar para intentar aparecer en los primeros puestos. No obstante, se conocen algunos de los aspectos que influyen en los algoritmos y que darán visibilidad a la web:
      • Los propios de la programación de la página, que son “manipulables” y tenidos en cuenta para valorar la relevancia de la web, llamados factores de relevancia on-page.
      • Los  que están relacionados con otras páginas webs a través de una estructura de vínculos que permiten navegar por toda la red de internet, llamados factores de relevancia off-page. En estos se incluye el Social SEO, que mayoritariamente está centrado en la capacidad de aportar enlaces entrantes desde los medios sociales hacia la web:

  • Aumentar el número de visitas que están buscando lo que puede ofrecerle nuestra página; es decir, incrementar el tráfico cualificado que llega de los buscadores a la web.

ConversiónPor último, el fin por el que se busca que tantos usuarios visiten la página es para conseguir una conversión, que puede ser diferente según la página y que ha de definirse, junto con los objetivos, antes de plantear ninguna estrategia en SEO. Esta conversión puede ser que se suscriban a las actualizaciones de un blog, que compren un producto o servicio, que utilicen una aplicación creada, etc. No hay que olvidar que se debe fijar los objetivos empleándose la Técnica SMART para que sean específicos, medibles, alcanzables, realistas y fijados en tiempo.

Ahora que sabéis un poco más de SEO, ¿estáis preparados para el SEM?

Anuncios